Instrumento de adhesión a la Convención para reducir los casos de apatridia

El Boletín Oficial del Estado publicó el día 13 de noviembre la adhesión a la Convención para reducir los casos de apatridia, hecha en Nueva York el 30 de agosto de 1961, la cual entró en vigor de forma general el 13 de diciembre de 1975 y entrará en vigor para España, el 24 de diciembre de 2018, de conformidad con lo dispuesto en su artículo 18,

¿Quién es un apátrida?

Son personas que carecen de identidad legal al nacer, de acceso a la educación y a un trabajo, del derecho a abrir una cuenta bancaria o a casarse. En el contexto actual, en el que Europa vive su peor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial, el planeta parece olvidarse de los apátridas, unos 10 millones de personas de todo el mundo que carecen de ciudadanía. Auténticos ‘fantasmas legales’ que, aunque nos cueste creerlo, también viven en España.

“Un apátrida está atrapado en un limbo legal, disfrutando solamente de un acceso mínimo a la protección legal o a la sanidad. La nacionalidad es esencial para la participación plena en la sociedad”.

¿Cómo se convierte una persona en apátrida?

Uno de los motivos, que sobresale, es la desmembración de los países, sobre todo, a causa de enfrentamientos armados. En la lista de pretextos también se muestran lagunas en las legislaciones a la hora de nacionalizar ciudadanos, leyes que marginan a minorías, o discriminación a la mujer -cerca de 30 países no permiten a las mujeres traspasar la nacionalidad a sus hijos.

¿En qué se diferencia un apátrida de un refugiado?

En el contexto actual, ante la crisis de refugiados que vive Europa, conviene aclarar términos. La clave, según Paloma Favieres, de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), está en el reconocimiento oficial de pertenencia a un Estado: “Los refugiados son las personas perseguidas en su país de origen por cuestiones de raza, religión, opiniones políticas o pertenencia a un grupo social determinado, pero, a diferencia de los apátridas, por lo general tienen reconocida su nacionalidad”.

A veces, las fronteras se desdibujan, y un apátrida puede convertirse en refugiado si la persona es obligada a abandonar el país donde tiene su residencia habitual.

“la del apátrida es la peor situación que cualquier ser humano puede vivir”. “Están totalmente desamparadas, privadas de la protección de derechos tan elementales como el derecho a una vida digna, a la seguridad social, al trabajo, a la educación o, simplemente, a tener una nacionalidad que los identifique”.

El artículo 1 de la Convención sobre el Estatuto de los Apátridas de 1954 lo deja bastante claro: este término designa “a toda persona que no sea considerada como nacional suyo por ningún Estado conforme a su legislación”. Individuos sin vínculos jurídicos con ninguna ley, sin la protección de ningún Estado.

 

Ahora, en  España entrará en vigor a partir del 24 de diciembre de 2018 de conformidad con lo dispuesto en su artículo 18,  la adhesión a la Convención para reducir los casos de apátrida, y que  a continuación  incluimos.

 

ARTÍCULO 1

  1. Todo Estado contratante concederá su nacionalidad a la persona nacida en su territorio que de otro modo sería apátrida. Esta nacionalidad se concederá:
  2. a) De pleno derecho en el momento del nacimiento, o
  3. b) Mediante solicitud presentada ante la autoridad competente por el interesado o en su nombre, en la forma prescrita por la legislación del Estado de que se trate. Salvo lo dispuesto en el párrafo 2 del presente artículo, la solicitud no podrá ser rechazada.

Todo Estado contratante cuya legislación prevea la concesión de su nacionalidad mediante solicitud, según el apartado b) del presente párrafo, podrá asimismo conceder su nacionalidad de pleno derecho a la edad y en las condiciones que prescriba su legislación nacional.

  1. Todo Estado contratante podrá subordinar la concesión de su nacionalidad según el apartado b) del párrafo 1 del presente artículo a una o más de las condiciones siguientes: (…)

ARTÍCULO 2

Salvo prueba en contrario, se presume que un expósito que ha sido hallado en el territorio de un Estado contratante ha nacido en ese territorio, de padres que poseen la nacionalidad de dicho Estado.

ARTÍCULO 3

A los efectos de determinar las obligaciones de los Estados contratantes en la presente Convención, el nacimiento a bordo de un buque o en una aeronave se considerará, según sea el caso, como ocurrido en el territorio del Estado cuyo pabellón enarbole el buque o en el territorio del Estado en que esté matriculada la aeronave.

ARTÍCULO 4

  1. Todo Estado contratante concederá su nacionalidad a una persona que no haya nacido en el territorio de un Estado contratante y que de otro modo sería apátrida si en el momento del nacimiento del interesado uno de los padres tenía la nacionalidad del primero de esos Estados. Si los padres no tenían la misma nacionalidad en el momento del nacimiento de la persona, la legislación de dicho Estado contratante determinará si el interesado sigue la condición del padre o la de la madre. La nacionalidad a que se refiere este párrafo se concederá:
  2. a) de pleno derecho en el momento del nacimiento, o
  3. b) mediante solicitud presentada ante la autoridad competente por el interesado o en su nombre, en la forma prescrita por la legislación del Estado de que se trate. Salvo lo dispuesto en el párrafo 2 del presente artículo, la solicitud no podrá ser rechazada.
  4. Todo Estado contratante podrá subordinar la concesión de la nacionalidad, según el párrafo 1 del presente artículo, a una o varias de las condiciones siguientes: (…)

ARTÍCULO 5

  1. Si la legislación de un Estado contratante prevé la pérdida de la nacionalidad como consecuencia de un cambio de estado tal como el matrimonio, la disolución del matrimonio, la legitimación, el reconocimiento o la adopción, dicha pérdida estará subordinada a la posesión o a la adquisición de la nacionalidad de otro Estado.

ARTÍCULO 7

  1. a) Si la legislación de un Estado contratante prevé la renuncia a la nacionalidad, dicha renuncia sólo será efectiva si el interesado tiene o adquiere otra nacionalidad.
  2. b) La disposición del apartado a) del presente párrafo no se aplicará cuando su aplicación sea incompatible con los principios enunciados en los artículos 13 y 14 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, aprobada el 10 de diciembre de 1948 por la Asamblea General de las Naciones Unidas.
  3. El nacional de un Estado contratante que solicite la naturalización en un país extranjero no perderá su nacionalidad a menos que adquiera o se le haya dado la seguridad de que adquirirá la nacionalidad de dicho país.

ARTÍCULO 8

  1. Los Estados contratantes no privarán de su nacionalidad a una persona si esa privación ha de convertirla en apátrida.

ARTÍCULO 9

Los Estados contratantes no privarán de su nacionalidad a ninguna persona, o a ningún grupo de personas, por motivos raciales, étnico, religioso o político.

ARTÍCULO 10

  1. Todo tratado entre los Estados contratantes que disponga la transferencia de un territorio incluirá disposiciones para asegurar que ninguna persona se convertirá en apátrida como resultado de dicha transferencia.

ARTÍCULO 13

Nada de lo establecido en la presente Convención se opondrá a la aplicación de las disposiciones más favorables para la reducción de los casos de apatridia que figuren en la legislación nacional en vigor o que se ponga en vigor en los Estados contratantes, o en cualquier otro tratado, convención o acuerdo que esté en vigor o que entre en vigor entre dos o más Estados contratantes.

ARTÍCULO 18

  1. La presente Convención entrará en vigor dos años después de la fecha de depósito del sexto instrumento de ratificación o de adhesión.
  2. Para todo Estado que ratifique o se adhiera a la presente Convención después del depósito del sexto instrumento de ratificación o de adhesión, la Convención entrará en vigor el nonagésimo día siguiente a la fecha del depósito por dicho Estado de su instrumento de ratificación o de adhesión o en la fecha de entrada en vigor de la Convención de acuerdo con el párrafo 1 del presente artículo si esta última fecha es posterior.

Complementar información

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies